148 tu viaje a marruecos essaouira la ciudad del viento y la musica gnaoua - Sahatours

Tu viaje a Marruecos. Essaouira, la ciudad del Viento y la música Gnaoua

Qué ver y qué hacer en Essaouira

Essaouira tiene ese aire exótico y a la vez familiar, acompañado por los incesantes graznidos de las gaviotas que sobrevuelan la ciudad. En un primer momento podrá parecer que te encuentras en una ciudad de la Bretaña francesa, sin embargo, una vez traspasas sus murallas es una ciudad infinitamente marroquí.

Callejuelas estrechas con olor a pescado fresco que se funde con la brisa húmeda del océano mezclado con aromas a especias y madera, y el sonido de tambores Gnaoua que resuenan en tiendas y casas. Essaouira, sin duda, es un lugar con carácter.

La ciudad son sus murallas, su medina (declarada Patrimonio de la Humandidad por la Unesco en el año 2001), sus callejuelas, las torres de vigilancia, las monumentales puertas de acceso, los muros encalados que le dan un toque mediterráneo, las ventanas azules, los talleres de artesanos y pintores, sus exóticos cafés y las tiendas primorosamente decoradas.

La costumbre de los habitantes y de todo visitante es la de comprar el pescado fresco y crudo en la plaza del mercado y llevarlo a uno de los restaurantes situados allí mismo,  donde lo preparan al carbón y lo sirven acompañado de patatas fritas, olivas y salsa picante.

El puerto de pescadores destaca con total supremacía el color azul, color con el que, según los expertos pescadores, se engaña mejor a las sardinas y facilita su captura.

Una increíble paz inunda este lugar a la vez que las gaviotas rompen el silencio. Colores frenéticos, chillones y alegres se mezclan con viejas redes multicolores.

La Escala del Puerto o Skala du Port se encuentra justo al lado del puerto pesquero con unas estupendas vistas de la bahía de Essaouira, de la medina fortificada y de la isla de Mogador que hay justo enfrente y a menos de 1 kilómetro de distancia.

Se trata de una continuación de la muralla de Essaouira, compuesta por dos torres fortificadas de forma rectangular. En el interior de este recinto amurallado se pueden ver los antiguos cañones de bronce, que fueron fabricados por los españoles y los portugueses y que sirvieron como defensa contra los invasores que venían por el océano.

Atardecer en Essaouira

Muy recomendable contemplar y disfrutar de la puesta de sol desde las murallas.

“De pronto el océano se llena de espuma. El calor desaparece, vuela la arena en la playa, las gaviotas hacen malabares para no perder el equilibrio. El viento transforma la ciudad. La gente sale de sus casas a respirar el aire fresco. Se llenan los cafés y las teterías. Es tiempo de ir hacia las murallas. Allí, en breve, comenzará la despedida del sol"

La gran cerca que cae sobre el mar y las terrazas que miran hacia el oeste se han convertido en lugar de encuentro. Amigos, viajeros y marroquíes se juntan a ver el fabuloso atardecer. El sitio y el momento tienen un halo místico. Nadie habla; encandilados por la luz dorada del sol, todos se entregan al viento y al sonido del mar.

"La Ciudad del Viento"

Los vientos alisios, o taros en bereber, son los verdaderos amos de esta ciudad amurallada.

En la vecina ciudad de Marrakech, los contadores de historias de la Plaza de Djemaa El-Fna afirman que para llegar a la ciudad de Essaouira lo más conveniente es encomendarse a los espíritus del viento.

Su sobrenombre como “La ciudad del viento” o “La ciudad de los alisios” se debe a la omnipresencia del viento, que hace las delicias de todos los aficionados a deportes como el surf, windsurf y kite surf que se reúnen en las playas de los alrededores para practicarlo, y para los que este lugar es un auténtico paraíso.

La historia de Essaouira comenzó hace unos 7 siglos con los fenicios, a estos le siguieron los romanos, los portugueses, los piratas, los colonos franceses, directores de Hollywood, leyendas del rock y los hippies.
Muchos artistas, escritores y artistas famosos se dejaron caer por Essaouira durante los años 70, como Jimi Hendrix, quien durante su corta vida, fue uno de sus visitantes habituales, convirtiéndola en un destino popular entre la comunidad Hippie internacional.

Essaouira ha sido también el escenario natural para muchas películas dirigidas por cineastas de prestigio como Orson Welles y Ridley Scott.

Y es que la luz y la belleza Essaouira sirven como fuente de inspiración para muchos artistas y la ciudad posee un panorama artístico floreciente. 

Música Gnaoua

Pero si hay un arte que defina a la ciudad, ese es sin duda la música. Essaouira es la cuna de la música Gnaoua, originaria de los esclavos negros que el sultán traía de sus guerras.

Los festivales

En Essaouira se desarrollan tres importantes festivales que animan la vida cultural de la ciudad:

En abril se celebra el Printemps Musical des Alizés dedicado a la música clásica. Es totalmente gratuito y dura 4 días.

El Festival des Andalousies Atlántiques que se desarrolla durante 3 días en el mes de septiembre y está dedicado al intercambio cultural entre Marruecos, España y los países sudamericanos.

Pero el festival que ha dado verdadero renombre a la ciudad es el Festival Gnaoua et Musiques du Monde que tiene lugar durante 4 días, cuyos conciertos y espectáculos se desarrollan en diversos escenarios naturales 

Le Festival Gnaoua et des musiques du Monde d'Essaouira

NO ESPERES QUE TE LO CUENTEN

VEN CON NOSOTROS, Y CUÉNTALO TÚ



+