Blog?start=70 - Sahatours

Conducir en el desierto

Si te gusta conducir y la aventura, el desierto de Marruecos es el lugar adecuado para ti. Allí podrás conducir y sentir la libertad de no tener que obedecer ninguna norma.

Amanecer en el desierto

Uno de los mayores espectáculos que ofrece el desierto es contemplar como nace el día desde las doradas dunas.

El Valle de las Rosas

El Valle de las Rosas está situado a los pies del Alto Atlas en Marruecos, en la confluencia con el Valle del Dades. 
Este valle de espléndido verdor, enclavado a los pies de un cañón de tintes ocres, ofrece un espectáculo de absoluta belleza y forma parte de los parajes turísticos más importantes de Marruecos.
La Fiesta de la Rosa o Moussem de las Rosas, se celebra el segundo fin de semana de mayo y dura dos días.

El aceite de Argán: el oro líquido de Marruecos

Es un producto natural virgen, puro y ecológico 100%

Durante siglos fue el secreto de belleza de las mujeres bereberes que lo utilizaban para nutrir su cabello, uñas y piel.

Beneficios para el cabello: 
Se puede aplicar con el cabello seco o húmedo, para proteger y nutrir, o darle brillo. También puede ser utilizado como anti caspa o anti caída.

Beneficios para la piel: 
Puede ser utilizado como sustituto de la crema hidratante. Los ricos antioxidantes que contienen ayudan a frenar el proceso de envejecimiento y la aparición de las arrugas, así como para aliviar las dolencias inflamatorias de la piel como el acné, eczema, psoriasis, y condiciones artríticas y reumáticas.

Beneficios para las uñas: 
Ideal para fortalecer las uñas débiles o quebradizas. Mezclar a partes iguales aceite de argán y el jugo de limón, después mantener en remojo durante 10 minutos.

Aventura en el Valle del Draa

El oasis del Valle del Draa es el más grande de Marruecos extendiéndose desde un poco antes de Agdz hasta un poco después de Zagora, con casi 100 km de longitud y anchuras variables que en algunos puntos pueden superar los 5 km.

Todo el Draa está salpicado de numerosos ksur y kasbahs dispersos a lo largo de todo el valle. Está cultivado en casi la totalidad de su superficie, aunque en los últimos años, tras la construcción de la presa de Ouarzazate, el caudal ha disminuido y el agua se distribuye por estrictos turnos de riego. 

El Valle del Draa es la zona de mayor producción datilera de Marruecos. El recorrido por la orilla izquierda del Draa es absolutamente recomendable (sobre todo en octubre, cuando la recogida de los dátiles) y es el que ofrece la visión más variada y completa del valle.

El palmeral y las aldeas bullen de vida y todos se afanan en sus tareas diarias: labrar la tierra, lavar la ropa, recoger agua, ir al zoco. La recogida de los dátiles es un espectáculo sorprendente, debido a la sabiduría, agilidad y precisión con que la se realiza.

Festival del Caballo, en Tissa

A poco más de 50 kilómetros de Fez encontramos la famosa ciudad de Tissa, que durante el mes de octubre acoge el Festival del Caballo, una de las ferias más importantes del país, donde se exhiben los mejores ejemplares de las razas ecuestres. 
Jinetes y equinos demuestran sus habilidades en un espectáculo de velocidad, resistencia, elegancia y destreza.

El Festival del Caballo en Tissa es considerado una de las fiestas y orgullo nacional, y sus orígenes se remontan a la importante tradición ecuestre del país. El festejo se realiza para recordar a Sidi Mohammed Ben Lachen, antiguo patrono del siglo XV.

La fiesta también es muy esperada por aquellos que quieren comprar un buen caballo y tener la posibilidad de conocer criadores y animales de primer nivel.

Festival Gnawa de la ciudad de Essaouira

Anualmente, cada mes de junio, Essaouira viste sus mejores galas para recibir el Festival de música y cultura Gnawa. Este Festival se ofrece en las calles, plazas, playas, zocos y otros lugares públicos, donde se desarrolla el espectáculo con un impresionante ambiente festivo y un trasfondo pintoresco.

 

Los Gnawa son los descendientes de antiguos esclavos originarios del África Negra. Organizados en hermandades en todo Marruecos, los Gnawa son músicos magos (maâlem), encantadores de serpientes, videntes, médiums y adeptos. Sus prácticas, a la vez musicales, iniciativas y terapéuticas, mezclan contribuciones africanas y arabo-bereberes.

Aunque musulmanes, los Gnawa fundan su especificidad sobre el culto de los jinn (espíritus) y sus ritos conservan numerosas características consustanciales a los cultos de posesión africanos.La ceremonia más importante y la más espectacular del Gnawa es el Lila, cuya función es esencialmente terapéutica. Durante la celebración, el maâlem, acompañado de su gente, pide a los santos y a las entidades sobrenaturales tomar posesión de los adeptos, que entran en trance. Este ritual es comparable al vudú de Haití y al macumba de Brasil. El resultado es un encuentro intenso entre los herederos de una tradición secular y los artistas de distintos horizontes, el descubrimiento de las respectivas tradiciones, como vuelta a las raíces milenarias comunes.

En este extraordinario laboratorio de fusiones musicales, los maestros Gnaoua invitan a músicos jazz, POP, rock o world intérpretes de la música contemporánea, a explorar nuevas vías. Los instrumentos mayormente utilizados son el lau'd - tambor a tres cuerdas (guembri), el crótalo (qraqeb) y los tambores (ganga).



 

Visitamos el Parque Nacional de Talassemtane

Situado en el norte de Marruecos en las montañas del Rif occidental, en una de las zonas cuyo entorno natural es de una belleza asombrosa en la que se pueden observar bosques de pinos, abetos, cedros, encinas, junto a desfiladeros y acantilados, depresiones y cuevas, ríos de montaña de aguas cristalinas, cascadas y piscinas naturales.

Visitamos los nómadas del desierto

Desde Sahatours creemos firmemente en los criterios de un modelo de turismo responsable, por esta razón uno de nuestros compromisos es beneficiar a las personas de las zonas más desfavorecidas, de forma que nuestra actividad turística resulte un impacto positivo para ellas: desde realizar visitas a los nómadas para tomar un té, comer en casas de familias bereberes y la promoción del comercio local.

Las curtidurías de Fez

Las célebres curtidurías de Fez se encuentran en una zona que apenas ha cambiado desde la Edad Media.
La elaboración de la piel sigue un método que se utiliza desde hace varios siglos. En primer lugar se quita el pelo de las pieles y éstas se sumergen en un baño de cal y se someten a un tratamiento especial en unas cisternas de piedra o ladrillo, adosadas unas a otras.

Después las pieles se lavan y se tiñen. Los curtidores se ponen en cuclillas y se inclinan sobre las cisternas sumergiendo las pieles en los diferentes tintes. Para dar la vuelta a las pieles se requiere fuerza y equilibrio. Los tejados y azoteas de las casas están cubiertos de pieles que se cuelgan o se extienden al sol.

La variedad de colores de los líquidos de las cisternas utilizados en el tinte es una de las estampas más fotografiadas de la antigua capital imperial de Marruecos.

El árbol de argán

El árbol de argán es resistente al calor, y puede soportar temperaturas de hasta 50° C.
Los frutos de éste árbol, de donde se extrae el aceite de argán, empiezan a madurar con los primeros calores de junio, y se recogen tradicionalmente de una manera muy original: los recolectan las cabras.

Cuando el pasto escasea, las cabras se suben a los árboles para comer sus hojas, sus brotes tiernos y sus frutos. Por la noche, los animales empiezan a rumiar, escupen los huesos de los frutos, grandes como bellotas y duros como almendras, que el pastor recoge sin haberse pinchado ni una sola vez.

El arte del mosaico marroquí

El mosaico tradicional de cerámica hecho a mano o zellige es un recurso arquitectónico muy duradero que realza y hace distinguir cualquier espacio. Para su elaboración se emplean todo tipo de colores, verdes, granates, azul añil, mostaza…

La cerámica es probablemente el producto más típico de la ciudad Imperial de Fès. Azulejos y mosaicos están siempre presentes en cualquier edificio que se precie.

Mágico Marrakech

Marrakech no es una ciudad que impacte por sus monumentos ni por sus sorprendentes museos más bien es una ciudad para visitar y descubrir un mundo distinto en el que la gracia está en el acontecer diario de sus habitantes.

 

 

Alfombras bereberes

Las mujeres bereberes lavan la lana, la peinan, la cardan, la hilan, la tiñen, la traman y, por último, la tejen en un telar de Lizo alto según un ritual sagrado. 

Después se pueden utilizar como cama, tapiz o colcha.



+